19arcoiris’s Weblog

Just another WordPress.com weblog

San Sebastián

Palmarés de la 56 edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

Anuncios

septiembre 28, 2008 Posted by | Cine | 5 comentarios

La soledad, de Jaime Rosales

Pues, sin ninguna duda, estamos ante una película polémica, ya que la polémica, por otra parte, está inmersa a diario en la mayoría de las situaciones de la vida. Cada uno lanza su opinión, en la mayoría de las ocasiones,  sin mayores reflexiones seguramente,  porque o bien ha pagado una entrada o bien practica el mayor deporte del país: opinar de todo sin saber de nada. Pero, sin duda, polémica también por haber recibido dos muy importantes premios de la Academia de Cine, buscando quizás la forma de galardonar caminos más arriesgados frente a  los más convencionales (y no por eso menos meritorios),  y romper una lanza a favor de un cine minoritario que asume en primer término bastantes riesgos económicos y también de otra índole. Y menos polémica por su tratamiento cinematográfico, porque la pantalla partida, la cámara fija y el sonido fuera de campo se inventaron hace ya mucho tiempo y aquí Jaime Rosales lo que hace es utilizarlos porque vienen bien para lo que quiere contar y cómo lo quiere contar. Y utilizarlos, además, de una forma más personal y menos convencional. Otra cosa es que su utilización exija un plus de atención por parte del espectador al que no está acostumbrado.   

                                                    

La película está dividida en cinco capítulos que van desarrollando las peripecias de los personajes desde lo más trivial a lo trascendente y presentando las relaciones entre ellos en toda su desnudez. ¿Simplismo?. ¿Confusión?. ¿Meticulosidad y lucidez?. Porque lo que trata Rosales es trasladar a la pantalla un retazo de vida, de la vida de todos los días, sin hallazgos literarios de impacto, con la atemporalidad de las situaciones que se dan a diario, con lo que tienen de estáticas y con lo que tienen de falta de interés, pero atendiendo los temas que se dan en la vida de cualquier persona en sus relaciones, un espacio en blanco, una discusión, el diagnóstico de una grave enfermedad a un ser querido e, incluso, la muerte inesperada, súbita. Todos hemos pasado por esas cosas y todo esto es relativamente fácil de escribir, pero bastante difícil de elaborar y de trasladarlo en imágenes, de darle un tratamiento cinematográfico y, seguramente, que ver este tipo de imágenes puede resultar monótono y aburrido a la mayoría de los espectadores que buscan otro tipo de acción o de intensidad. Jaime Rosales ha elegido un camino muy arriesgado. El dejar la cámara fija y que sean los actores los que creen el ritmo dentro del plano con su mirada o con su desplazamiento. Y ha elegido la división de la pantalla para desarrollar una acción simultánea o para seguir una conversación entre dos personajes en lugar de recurrir al plano-contraplano de siempre. Y eso, cuando menos, choca al espectador.

Uno de los hallazgos más significativos para mí es la fotografía, con un predominio absoluto de los blancos, de los tonos suaves, de la luz natural con pequeños apoyos, que aporta un elemento luminoso en contraste con lo más oscuro y vacío y monótono de los personajes. Y otro hallazgo es la incorporación de intérpretes muy poco conocidos o desconocidos en el cine, como Petra Martínez (toda una veterana en el arte de la interpretación) y que me recuerda el “descubrimiento” para el cine de María Galiana o el de Fernando Tejero en “Los lunes al sol”.

                                                   

Es esta, por tanto, una película de sumas y restas. En el haber, la valentía para buscar nuevos caminos de expresión, la ausencia de música (la banda sonora sólo recoge los diálogos y el sonido ambiente, sin una nota musical que puntúe una tregua o marque una transición). En el debe, la nula concesión al espectador no cinéfilo. Pero sería radicalmente injusto despachar este film con un “vaya pestiño” sin mayores argumentaciones. No conozco su anterior largometraje ni sus cortos, pero habría que intentar conocerlos para poder seguir su trayectoria.      

Dirección: Jaime Rosales.- Fotografía: Oscar Durán.- Montaje: Nino Martínez Sosa.- Producción: José María Morales, Jaime Rosales y Ricard Figueras.- Intérpretes: Sonia Almarcha (Adela), Petra Martínez (Antonia), Miriam Correa (Inés), Nuria Mencía (Nieves), María Bazán (Helena), Jesús Cracio (Manolo), Luis Villanueva (Carlos), Luis Bermejo (Alberto).- Duración: 130 minutos.

septiembre 22, 2008 Posted by | Cine | Deja un comentario